Blog Home

El bienestar laboral del empleado: ¿cómo mejorarlo?

Maria Bullón |

Según la última Encuesta de Población Activa, la media de horas trabajadas en 2020 por los españoles fue de 36,2 horas semanales. Si además sumamos las horas de desplazamiento y de comida, efectivamente, el trabajo ocupa una parte muy significante de nuestra jornada diaria. Demasiadas horas dedicadas a una empresa si esta no se preocupa por el bienestar laboral del empleado…

Conseguir que cada empleado se sienta a gusto, realizado y reconocido en su trabajo es la clave del bienestar laboral, tanto social como físico y emocional. Y uno de los grandes retos de los equipos de Recursos Humanos, sobre todo en época post pandemia. 

Tabla de contenidos

1. ¿Qué es el bienestar laboral del empleado?

El bienestar laboral es sentirse bien y a gusto en el trabajo, desempeñar tareas y funciones bajo un buen clima de trabajo -con todo lo que esto implica- y contar con una empresa que se preocupa tanto por la salud física como emocional del empleado.

El bienestar laboral del empleado no consiste solo en que un inspector de riesgos laborales venga a la oficina a comprobar que la máquina del aire acondicionado está bien anclada a la pared o que la altura de la silla de trabajo es regulable. Para la mayoría de los empleados, esta sería la parte más reconocible del bienestar que debe garantizar la empresa. Sin embargo, existe una preocupación creciente por la salud mental en el trabajo, como veremos a continuación. 

2. Bienestar laboral y prevención de riesgos laborales

Seguramente la mayor parte de los empleados está familiarizado con la Prevención de Riesgos Laborales. O, al menos, deberían teniendo en cuenta que las empresas deben implantar una ley al respecto e informar a los trabajadores.

El Real Decreto 488/1997 es la normativa de referencia que regula todo lo relacionado con disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas al trabajo con equipos y establece, por ejemplo, que “la altura del asiento de trabajo deberá ser regulable” o que “las ventanas deberán ir equipadas con un dispositivo de cobertura adecuado y regulable para atenuar la luz del día que ilumine el puesto de trabajo”. Medidas totalmente necesarias que buscan favorecer un nivel de protección frente a los riesgos derivados de las condiciones de trabajo.

Este decreto se centra, en los siguientes temas con un claro foco en el bienestar físico del empleado:  

  • El equipo: pantalla, teclado, mesa y asiento.
  • El entorno: espacio, iluminación, reflejos y deslumbramientos, ruidos, calor, emisiones y humedad.
  • Interconexión ordenador/persona: relacionado con los programas y sistemas que requieran pantallas de visualización.  

3. Bienestar mental y nuevo Criterio Técnico de Inspección

Por su parte, la UE recoge en la Directiva marco 89/391/CEE todo lo relativo a la seguridad y la salud de los trabajadores en el trabajo. Sin embargo, esta y el resto de directivas que hablan sobre salud en el trabajo ofrecen una aproximación genérica. Ninguna trata problemas específicos relacionados con la salud mental en el trabajo.

Era de esperar que con el incremento de los niveles de estrés y ansiedad en el trabajo, aparecieran nuevos criterios a nivel estatal. En nuestro país, en abril de 2021, la Inspección de Trabajo publicó un nuevo criterio centrado en la salud mental de los trabajadores.

Este nuevo Criterio Técnico abarca los riesgos psicosociales entendidos como “condiciones de trabajo o características del mismo relacionadas con la organización, el contenido del trabajo y la realización de la tarea, y que tienen la capacidad de afectar tanto al bienestar o a la salud (física, psíquica o social) del trabajador como al desarrollo del trabajo» (INSST NTP 443, 1997).

Factores Psicosociales

Clasificación propuesta por la Psychosocial Risk Management-Excellence Framework y recogida por la Dirección del Organismo Estatal Inspección de Trabajo y Seguridad Social

4. Cómo mejorar el bienestar laboral del empleado

Como vemos, no se trata de cubrir partes aisladas, sino de asegurarse de que el empleado se sienta bien y ayudarle a que se sienta aún mejor. Esta es sin duda una de las claves para conseguir una experiencia de empleado completa.

Para mejorar esta experiencia en general, y en concreto el bienestar laboral, existen diferentes medidas que llevar a cabo.

1. Detectar los factores que afectan al bienestar laboral

Aunque cada vez se visibiliza más, la importancia de cuidar la salud mental y emocional ha sido hasta hace muy poco un tema tabú. Meterse en una rutina de trabajo tóxica sin poner límites y asumir como normales situaciones anormales, puede impactar en la salud mental del empleado. Algunos de los factores que más afectan al bienestar laboral en el trabajo son: 

  • Excesiva carga de trabajo
  • Falta de flexibilidad horaria
  • Normalización de horas extra
  • Falta de comunicación
  • Falta de reconocimiento
  • Presión de jefes o compañeros
  • Falta de proyección profesional o plan de carrera
  • Críticas y exigencias continuadas

2. Poner en marcha un plan de bienestar laboral

Decidir hacer algo para mejorar el bienestar del empleado ya es un paso importante. Tanto si se ha detectado algún factor interno que está alterando el bienestar laboral del empleado, como si es una cuestión personal ajena a la empresa, es importante actuar. Para ello, se pueden llevar a cabo diferentes medidas que permitan pasar a la acción: 

  • Evaluación de riesgos psicosociales
  • Seguimiento personal de cada empleado
  • Diseño de una política de bienestar físico y mental 
  • Fomento de charlas y talleres sobre crecimiento personal
  • Desarrollo de planes de carrera individualizados
  • Adopción de modelos flexibles de trabajo
  • Creación de programas de reconocimiento
  • Comunicación efectiva

3. Llevar a cabo acciones específicas de bienestar laboral

En muchas ocasiones, si el diseño, creación y aplicación de un plan o programa de actuación general se ralentiza, puede ser conveniente tomar medidas específicas. Una especie de anticipación al problema o de mejora del bienestar laboral del empleado sin haber detectado un problema concreto. En esta línea, se pueden poner en marcha pequeñas acciones: 

  • Días de desconexión digital
  • Talleres de coaching
  • Salas de relax
  • Salas de lactancia
  • Gimnasio en la oficina
  • Cafés virtuales durante el teletrabajo
  • Acciones de team building fuera de la oficina
  • Chief Happynes/ Welness Officer

4. Seguir y evaluar el estado de bienestar laboral de cada empleado

Al final del día, no hay fórmulas mágicas. Incertidumbre, desánimo, desmotivación, inquietud, ansiedad, burnout o desgaste emocional… Evitar que el empleado caiga en alguna de estas dolencias o enfermedades promoviendo un buen clima laboral que contemple tanto programas de salud física como mental son una de las señas de identidad de las mejores empresas en las que trabajar. 

Por eso, es fundamental, preguntar, escuchar y buscar la ayuda necesaria, específica y personalizada para conseguir la felicidad y el bienestar laboral total del empleado.

¿Sabes que el bienestar emocional es una de las partes más importantes de la Experiencia del Empleado?

Descubre cómo cuidar el bienestar físico y emocional de tus empleados dentro de su Employee Journey 

¿Quieres estar al día sobre beneficios para empleados?