Blog Home

Plan de formación: cómo conseguir que sea un éxito

Maria Bullón |

La formación siempre ha sido uno de los beneficios sociales más valorados por los empleados. Aunque este año ha sido desbancada de la primera posición por el Seguro de Salud, en 2020 y años anteriores era la número 1 indiscutible de la lista.

Los empleados demandan planes de formación y la empresa los ofrece. Entonces, ¿por qué en algunos casos no funcionan? La falta de personalización, de comunicación y de flexibilidad son en muchos casos los causantes del problema. Como en todo, si tenemos algo que ofrecer hay que dar visibilidad y valor al esfuerzo que hay detrás y a los beneficios que supone. 

1. Qué es un plan de formación

Un plan de formación es un conjunto de acciones formativas destinadas a mejorar los conocimientos y habilidades de los empleados dentro de una empresa. El valor de esta acción es enorme para ambas partes: el empleado adquiere nuevos conocimientos que mejoran sus competencias y proyección, y la empresa cuenta con un empleado más preparado y formado para afrontar nuevos roles en la empresa.

A través de un plan de formación bien diseñado e implementado, la empresa tiene la oportunidad de aumentar la motivación de los empleados y su permanencia en la empresa. Si dentro de mi empresa tengo la oportunidad de formarme en nuevas competencias y afrontar nuevos roles, ¿por qué no seguir?

Además, hoy en día, con el desarrollo de la formación online, un empleado tiene a su alcance numerosos cursos desde su ordenador, sin necesidad de desplazarse. 

2. Tipos de formación en la empresa

Las empresas tienen la posibilidad de desarrollar las competencias de sus empleados a través de diferentes tipos de formación:

2.1 Formación bonificada

La cuantía que paga la empresa a la Seguridad Social por formación se recupera en forma de créditos. Esos créditos pueden ser intercambiados por cursos de formación que son gestionados por el SEPE a través de la FUNDAE.

El número de créditos dependerá del número de empleados y el importe pagado a la Seguridad Social.. Por eso, la empresa tiene aquí la opción de ofrecer a sus empleados esos créditos como: 

—> Formación como Beneficio Social: la empresa asume el coste total del curso de formación. Puede ofrecer una bolsa de dinero y que el empleado elija un curso dentro de ese presupuesto, o dejar que el empleado elija el curso y subvencionarlo.

—> Formación como Retribución Flexible:
en caso de que la empresa no cuente con créditos suficientes para subvencionar un curso o no tenga presupuesto adicional para asumir el coste total, puede dar la opción de que el empleado lo pague desde su nómina. Esto supondrá una exención total del IRPF, un importante ahorro para el empleado.

2.2 Formación subvencionada

Es un tipo de formación ofrecida directamente desde organismos o instituciones públicas. No es la empresa la que la ofrece en este caso. Normalmente dirigida a desempleados o jubilados, también cuenta con cursos a empleados, de ahí que se considere también un tipo de formación de empresa. 

2.3 Formación interna

Si la empresa considera que la formación es uno de los pilares más importantes, seguramente incluya programas de formación interna:

—> Formador o profesor externo: la empresa contrata a un profesional para impartir clases, ya sean de idiomas, de alguna especialidad, en grupo o individuales…

—> Impartidas por empleados:
Cada vez es más habitual en empresas tecnológicas poner en marcha formaciones o sesiones para compartir conocimiento entre empleados. Uno de los formatos más conocidos son los “Lunch and Learn”, donde se aprovecha la hora del almuerzo para que un experto en una materia imparta una sesión a sus compañeros.

¿Conoces las ventajas de introducir la formación en tu plan de Retribución Flexible?

Te contamos todos los detalles y cómo poner tu plan en marcha 

3. Razones para implementar un plan de formación

Un plan de formación es sin duda un gran reclamo para recién licenciados que buscan una empresa en la que empezar y formarse. Y, del mismo modo, para otras generaciones es una oportunidad para reciclarse e innovar en su puesto de trabajo.

Las herramientas que usamos a diario ya sea de modo general para gestionar correos, tareas y proyectos, o para cuestiones específicas de nuestro puesto, cambian constantemente. Ser consciente de los beneficios de estar actualizados y fomentar la adquisición de conocimiento repercute directamente en la productividad, entre otros factores.

Las principales razones para implantar un plan de formación en la empresa son:

  • Capacitación profesional y social: los empleados no solo mejoran sus aptitudes profesionales sino que al estar en contacto con otros compañeros mejoran sus habilidades sociales.  
  • Autorrealización: dentro de la experiencia del empleado, es muy importante ofrecer al empleado acciones que les estimulen a alcanzar objetivos y aspiraciones. La formación permite crear touchpoints o vivencias que multiplican su satisfacción en la empresa.
  • Desempeño laboral: mejorar las competencias profesionales así como las habilidades interpersonales permitirán al empleado lograr un mejor desarrollo de sus tareas.
  • Motivación: detectar las aptitudes del empleado y potenciarlas es fundamental para que el empleado alcance un buen estado de compromiso y satisfacción en la empresa. Un empleado que cuenta con un plan de formación activo se sentirá incentivado y retado a seguir desarrollando su talento en la empresa. 

4. ¿Por qué mi plan de formación no funciona?

Hasta ahora, la teoría suena perfecta y fácil de aplicar. Sin embargo, ¿dónde reside el problema de muchos de los planes actuales? Una vez más, en la falta de variedad y de libre elección de los paquetes formativos.

Según nuestro Informe sobre Tendencias en Beneficios para empleados 2021, solo un 16% afirma que la formación es el beneficio que más usa frente al porcentaje rodeado de impedimentos: el 32,88% afirma que no tiene libertad para elegir el curso, el 16,89% dice que no sabe cómo consumirlo y el 19% afirma que desconocía que era un beneficio.

Las plantillas aquejan, por lo tanto, la falta de información para consumir este beneficio y la poca libertad a la hora de elegir la formación más adecuada para ellos, no solo en lo que tiene que ver con la temática, sino en organización del mismo (elección de horarios, forma de acceder a los cursos, duración, etc.). Y es que, ni todos los trabajadores desempeñan las mismas funciones dentro de la organización ni a todos les interesa desarrollarse en los mismos ámbitos.

5. Pasos para que tu plan de formación funcione

Si tienes claro que la formación tiene que marcar la diferencia en tu empresa y ser uno de los platos fuertes, no te saltes ningún paso. Asesórate, lee, planifica… Y no te saltes ningún paso:

1. Evalúa las necesidades
Antes de comenzar, toca detectar puntos flacos: ¿necesito un plan de formación para todos los empleados para cubrir una necesidad? ¿O prefiero desarrollar las aptitudes de un colectivo concreto? En muchas ocasiones es recomendable empezar por un grupo, hacer un seguimiento personalizado y observar resultados.

2. Define prioridades
Una vez que las necesidades están detectadas, los objetivos podrán ser más o menos ambiciosos. Si vamos a abrir mercado en Portugal y a desplazar a un grupo de empleados, quizás tenga sentido poner clases de portugués en la empresa, por ejemplo.

3. Limita el presupuesto

Antes de tirar la casa por la ventana, es importante decidir hasta dónde puede llegar un plan de formación bonificado, o si, por el contrario, existe presupuesto adicional para crear un plan más ambicioso. 

4. Da libertad a tus empleados
Si es una formación para toda la empresa, permite a los empleados elegir el horario mediante votación o pon en marcha una plataforma online que permite hacerlo bajo demanda. Si vas a ofrecer una bolsa de crédito, deja que cada empleado elija lo que necesita dentro de su perfil. Como hemos visto en el punto anterior, aquí es donde fracasan muchas empresas. 

5. Realiza un seguimiento
¿Has obtenido los resultados esperados? ¿Están satisfechos los empleados? No dejes de preguntra, reunirte y hacer encuestas para ver si el formato, la duración o el temario son los adecuados. Siempre hay tiempo para probar algo mejor. 

¿Tu plan de formación no consigue la adhesión que esperas?

Ponte en contacto con nuestro equipo de profesionales. Estarán encantados de aconsejarte, sin ningún compromiso.

¿Quieres estar al día sobre beneficios para empleados?