Blog Home

Malt, una cultura única e irrepetible construida por cada empleado

María Bullón |

Malt es por definición una aventura humana, un encuentro en el que hace ya 8 años dos almas emprendedoras, apasionadas por el desarrollo tecnológico y digital, cambiaron para siempre la forma de conectar talento freelance.  Desde que Vincent Huguet, actual CEO de Malt, y Hugo Lassiège, CTO, fundaran Malt, el ecommerce de talento por excelencia no ha dejado de crecer tanto por fuera como por dentro.

Más de 280.000 profesionales y 40.000 empresas registradas en toda Europa forman este marketplace en el que empresas y organizaciones encuentran el mejor talento freelance para desarrollar sus proyectos digitales. Ya están presentes en Alemania, Francia, España, Bélgica y Holanda con una plantilla global de 270 empleados.

Empezar siempre por el quién

Si algo está claro al poner un pie en Malt es que aquí, antes que nada, se empieza por el quién, por la persona. La red de conexiones en la que se basa su modelo de trabajo tiene una réplica perfecta de puertas para adentro, donde el talento de las personas es su razón de ser.

De ahí que obtener una puntuación de 4.7/5 en Glassdoor no sea ni sorprendente ni casual. Es una hazaña alcanzada de forma natural, apostando por la felicidad y el éxito de la plantilla desde el primer día como comenta Cécile Delattre, HR Manager en Malt, “hay un montón de empresas maravillosas ahí fuera, si los empleados nos eligen a nosotros, queremos hacerles felices.”

Con una recién cerrada ronda de financiación de 80 millones de euros y un éxito más para Malt -solo el 0,2% de startups de Europa lo han conseguido-, la expansión en Europa, pero sobre todo el desarrollo de los equipos son sus principales prioridades.

Una cultura de empresa de la que cada empleado es responsable

En Malt cada empleado es responsable de la cultura; no existen encargados de crear, mantener o reforzar una cultura de empresa ajena sino personas con un papel activo. De ahí que su cultura sea única e irrepetible. 

En Malt, ya seas un becario o líder de equipo senior, debes contribuir activamente a la cultura de la empresa.

Asientan su cultura sobre 4 valores basados en el trabajo en equipo, la ambición, la autonomía para decidir y el entusiasmo -It takes a community, Ambition is the way, Own your choices, Joy is our secret sauce-. Bajo estos pilares, una impecable y muy necesaria proactividad a favor de la igualdad de género y la diversidad. Exactamente el 50% de los roles de manager en Malt recaen en mujeres que cobran el mismo salario que los hombres en estos puestos. De hecho, cobran un 0,2% más. 

En el día a día, valores y cultura se aterrizan en All Hands mensuales en los que todo puede ser preguntado, encuestas de satisfacción en las que el feedback es considerado un regalo o eventos sociales propuestos y organizados por los propios empleados para compartir ideas y conocimientos con pizzas y bebidas a cargo de la empresa.

8 años ofreciendo flexibilidad y apostando por el trabajo en remoto

De sus 4 primeros empleados, 2 trabajaban en remoto. Un modelo de trabajo avanzado a su tiempo que se ha mantenido hasta su política actual, basada en la flexibilidad y las especificaciones del puesto y del equipo: la mayoría acude 3 días a la semana a la oficina, otros más y otros menos.  

No se nos pasa por la cabeza que un empleado necesite estar en la oficina cada minuto de cada día para ser eficiente.

De esta manera, la flexibilidad se ha convertido en parte del ADN de la empresa a la hora de comunicar y gestionar a la plantilla. Todo tiene que ser consecuente y estar bien pensado y definido como remarca Cécile: “desde cómo organizar una reunión o documentar decisiones a cómo incorporar y acompañar a nuevos empleados.” 

No es baladí teniendo en cuenta que su CEO vive en Munich, el CTO en Lyon y el General Manager del norte de Europa acude la mitad de su tiempo a la oficina. Se trata de un entorno flexible tanto en su definición como en la práctica, asegurando que el modelo se adapta a las necesidades y funciona a la perfección.

Las oficinas son una extensión de la marca, diseñadas y concebidas como parte de la cultura, como centro de socialización, colaboración y creatividad. En palabras de los propios clientes y candidatos “cuando vas a Malt, sientes la cultura”.

Cobee como aliado en la compensación ágil y flexible

A la hora de buscar un proveedor para ofrecer un plan de Retribución Flexible, tuvieron claro que la flexibilidad y sencillez eran primordiales como explica Cécile: “nosotros siempre buscamos ofrecer la mayor agilidad y flexibilidad a nuestros clientes y freelance. Cobee también cumple con esas características y por eso es la solución ideal para nuestros empleados”. 

Lejos de modelos tradicionales y confusos, Cobee te permite usar los beneficios día a día. Los empleados deciden cómo y cuándo usar su remuneración flexible.

Cobee apareció como la solución que les facilita la gestión y les da la posibilidad de ofrecer varios beneficios a la vez, en su caso Guardería, Comida y Transporte, facilitando el trabajo de Recursos Humanos y ofreciendo una gran experiencia de usuario al empleado. A día de hoy, para Malt Cobee es una valor añadido real en sus ofertas de trabajo.

Es una solución totalmente adaptada a los tiempos que vivimos: una app desde la que puedes seguir tu consumo y ahorros fiscales desde el móvil, y una tarjeta que combina todo lo que necesitas y hace todo mucho más fácil.

El Employee Journey map en Malt presenta un recorrido comprometido en el que el empleado tiene un papel cargado de responsabilidad, conciencia y significado. Una red firme que cuida el talento freelance con el que trabaja a diario desde el talento interno que hace que esta aventura humana sea posible.

¿Quieres estar al día sobre beneficios para empleados?