Cómo hacer un currículum perfecto para recursos humanos

por | 5 Oct 20

¿Cómo hacer un currículum? Parece una pregunta cuya respuesta manejamos a la perfección. Pero, no lo tengas tan claro.

Habrás oído cientos de veces que el currículum es tu carta de presentación profesional y un factor determinante a la hora de conseguir un puesto de trabajo. No es para menos, según los expertos en reclutamiento, las posibilidades de conseguir el empleo deseado aumentan considerablemente de la mano de un buen currículum.

Sin embargo, y a pesar de ello, la mayoría de los candidatos y candidatas a una oportunidad laboral cometen errores en su confección, ya sea en la forma o en el contenido. 

Si estás buscando trabajo, lee con atención, te dejamos algunas pistas sobre qué hacer y qué no hacer cuando te enfrentes a la elaboración de tu propio CV.

Qué tipo de currículum debo presentar y cómo hacerlo

Lo primero que debes saber es que no existe una fórmula mágica acerca de cómo hacer un currículum de éxito. Pero sí  que existen ciertos consejos que puedes seguir para hacer de tu CV una auténtica puerta de entrada a esa empresa en la que deseas trabajar.

Olvídate del papel

Y nuestro primer consejo es que huyas del papel. Efectivamente, se acabó aquello de imprimir el CV.. El entorno online ha de ser tu medio en la búsqueda de empleo y el formato que elijas para albergar tu CV, siempre compatible con un entorno digital.

En un PDF que puedas enviar a través de tu correo electrónico, en formato blog o página web para compartir mediante un enlace, como vídeo, cómo infografía, en jpg, como ilustración o en formato revista, las posibilidades son enormes gracias a un sinfín de herramientas digitales..

Y es que, no es lo mismo orientarse al departamento de RRHH de una agencia de creativos publicitarios que al de un laboratorio de análisis clínico, el formato ha de adecuarse a las preferencias del entorno al que quieres seducir.

Así que, sopesado el formato o formatos más adecuados, elige aquello que mejor se te dé hacer. Si eres un buen narrador y frente a la cámara no hay quién te pare, quizás un videocurrículum sea lo tuyo. Si te van las estadísticas y su representación, prueba con una infografía que ponga patente esa destreza. Se trata de explotar tus fuertes.

La fuerza de LinkedIn

LinkedIn se ha convertido en la red social por excelencia en la búsqueda de talento y alianzas profesionales. De hecho, muchas empresas acuden a esta plataforma para escudriñar el perfil del candidato o candidata con el fin de obtener más información acerca de esa persona o, al menos, información distinta, más personal o práctica.

Quizás por esta razón, cada vez son más los aspirantes que ponen a punto sus perfiles en esta y otras redes sociales similares con el fin de mostrar la imagen más adecuada para esos reclutadores que desean indagar, ir un poco más allá, en la vida del candidato.

De hecho, muchos de ellos muestran en su perfil de LinkedIn trabajos o proyectos en los que han colaborado y que sería demasiado pesado reflejar en el CV. Otros añaden recomendaciones, imágenes sobre su trayectoria profesional o incluso artículos profesionales redactados y publicados por ellos mismos. Es decir, ofrecen más contenidos para poner de manifiesto sus aptitudes y recorrido en el mundo laboral, así como información sobre su red de contactos, muy valorada en ciertos sectores de actividad.

No en vano, LinkedIn presume de contar con más de 550 millones de usuarios, 260 millones de ellos activos.

Un vídeo como alternativa

Hace unos años, esta idea podría haber parecido descabellada, hoy en día y con el recuerdo aún muy cercano de una crisis económica en la que fue complicado encontrar trabajo, ha dejado de serlo.

Los vídeos no solo son una alternativa al currículum tradicional, muchas veces son la única manera de entrar en un proceso de selección.

Un videocurrículum muestra la destreza del candidato en el uso de herramientas tecnológicas, en especial de edición y, con su puesta en escena, la capacidad de dirigirse a los demás, algo muy cotizado en puestos de trabajo que buscan líderes empresariales. De hecho, en ocasiones, los videocurrículums pueden llegar a sustituir a la entrevista de trabajo, el paso posterior al envío y selección del CV.

Puedes realizar tu videocurrículum y subirlo a una plataforma online para enviarlo a través de un simple enlace. Tan solo tendrás que gestionar la política de privacidad de la misma para asegurarte de que solo es visualizado por aquellas personas o departamentos que deseas. 

Ante todo, que sea personal y original

Otro de nuestros grandes consejos es que seas tu mismo, y para conseguirlo, has de crear un currículum muy personal. Está bien utilizar plantillas que te sirvan como base en la creación de tu CV, pero una vez tomadas en consideración las partes elementales de este, has de crear tu propia historia y plasmarla de la manera que mejor sepas hacerlo.

Conocemos multitud de ejemplos de personas que han sabido explotar su mejor recurso o destreza en pro de un currículum que les abriese las puertas del mercado laboral. Profesionales del diseño y el desarrollo web que han creado videojuegos en los que un candidato ha de pasar varias pruebas para conseguir un puesto de trabajo o cocineros que junto a un CV en PDF han enviado un vídeo en que cocinaban su mejor propuesta gastronómica. No te estamos pidiendo que hagas gala de un nivel de originalidad que quizás no tengas, pero sí que pongas un poco de ti en tu CV, solo así lograrás que sea único.

Qué no puede faltar en un currículum

Cómo hacer un currículum en el que no falte de nada podría parecer sencillo, pero no lo es. ¿Sabéis en cuantas ocasiones un candidato ha olvidado reflejar su información de contacto o esta era errónea? Demasiadas. 

Estas son las informaciones que jamás debes obviar en tu CV, sea como sea este:

Los datos de contacto, preferiblemente tu teléfono móvil y correo electrónico personal.

Toda la formación académica reglada que cursaste en el pasado o estés cursando y que sea de utilidad para el puesto, fechada y con la referencia al centro de estudios donde lo has llevado a cabo.

Todos tus conocimientos extra o formación complementaria: acerca del uso de herramientas y equipos, idiomas o cualquier otra destreza interesante para la empresa a la que te diriges.

Imagen, que no fotografía. Es decir, puedes adjuntar tu foto si así lo deseas (en ese caso, una sencilla, que transmita confianza y transparencia), pero también puedes sustituirla por un diseño, ya sea inspirado en tu propia imagen o en un detalle que vaya a captar la atención de la compañía a la que te diriges.

Experiencia profesional, incluidas las fechas, el centro de trabajo y, ante todo, las tareas concretas llevadas a cabo, sobre todo si estas requieren de una alta experimentación o del uso de sistemas o equipos que pocas personas sepan utilizar.

Otros datos esenciales: si dispones de carné de conducir y de qué tipo o tipos, y tu disponibilidad (sobre todo si esta es limitada).

La manera de presentar todos estos datos puede variar según el formato elegido para tu CV, tus preferencias y el tipo de información que estés brindando, sin embargo, lo normal es compartimentarla por temáticas: información personal, información académica, formación complementaria y experiencia profesional. El orden que tomen cada uno de los bloques dependerá de tus puntos fuertes.

Y dentro de cada uno de los bloques hay quienes prefieren seguir una estructura cronológica inversa, es decir, presentando los hechos más recientes en primer lugar.

Hagas los que hagas y tomes la estructura que tomes, que esta sea coherente, ordenada y fácil de seguir de manera visual, en otras palabras, que el responsable de RRHH que accede a tu currículum por primera vez no se vuelva loco buscando lo que desea encontrar. Compartimentar por áreas perfectamente diferenciadas, resaltar los aspectos más destacados de tu CV con recursos tipográficos, mantener la limpieza y sencillez del archivo e ir al grano siempre ayuda.

cobee app

Errores frecuentes a evitar

Hemos puesto de relieve la información que no puede faltar en un CV, ahora vamos a abordar otra cuestión peliaguda: aquellos errores que no puedes cometer en tu currículum. Veamos:

Faltas de ortografía o deslices gramaticales

Este apartado merece una mención especial, por eso queremos destacarlo frente al resto de errores a evitar. 

La merece porque, por un lado, incurrir en faltas de ortografía es un descuido que ningún candidato o candidata puede permitirse, por otro, porque los responsables de RRHH tienen muy en cuenta este tipo de traspiés, por así llamarlos; y por último, porque son más comunes de lo que desearíamos.

Cometer faltas de ortografía está entre los principales motivos para rechazar un currículum.

Y es que, si el CV es tu carta de presentación ante una empresa, el reflejo de tu valía como profesional, el compendio de toda una vida de formación y experiencia laboral, ¿por qué empañarlo con palabras mal acentuadas, faltas de concordancia o una pésima redacción? Al fin y al cabo, ese currículum es tu única oportunidad para acceder a ese puesto de trabajo o, al menos, para lograr una entrevista personal.

De hecho, las faltas de ortografía están en la lista de errores que detestan los reclutadores junto a un currículum desordenado, las cascadas de datos e informaciones irrelevantes y la incoherencia de fechas. Estos son motivos suficientes para que el seleccionador rechace el CV tras una primera y rápida lectura sin reparar siquiera en la experiencia laboral del candidato o candidata, por muy excepcional que esta sea.

Incoherencias en las fechas

Destacar todos y cada uno de los puestos de trabajo que has tenido y errar en las fechas de inicio y fin de cada uno de ellos aviva no solo el desconcierto del responsable de personal que examina con lupa tu currículum, sino también su desconfianza, porque no sabe ya si se trata de un error de redacción, de un problema de ambigüedad o de que el candidato o candidata miente deliberadamente en su presentación.

Revisa este tipo de datos y argumenta cualquier fecha que pudiera parecer inexacta. La transparencia y claridad son esenciales en un proceso de reclutamiento y selección de personal.

 –Demasiada información o demasiado poca

Algunos profesionales cometen el error de enviar CV tan sumamente detallados que el departamento de RRHH necesita casi media hora para leerlo por completo, y esto no es adecuado.

En primer lugar, porque en RRHH el tiempo es oro, más aún cuando hablamos de un proceso de selección de personal, que normalmente es acuciante, por lo que este departamento desea encontrar a la persona adecuada lo antes posible. En segundo lugar, porque la concisión es una virtud también valorada por las empresas.

Un CV que descubra los grandes logros profesionales o académicos de una persona con tan solo echar un vistazo al documento será un currículum acertado. Así que, si tu experiencia es amplísima, has trabajado en numerosas empresas o has desempeñado innumerables tareas tienes dos opciones: destacar las más relevantes en primer lugar adjuntando después una memoria en la que desgranes el resto de tu experiencia laboral o trayectoria académica; realizar una cronología inversa en la que destaques tipográficamente aquellas experiencias que puedan interesar sobremanera a la empresa que te diriges.

Información irrelevante

Señalar que eres un experto jinete, que adoras la cocina o que nadas como nadie puede ser un punto a favor si buscas trabajo como profesor de equitación, en un restaurante o como monitor de natación, pero si buscas trabajo como ingeniero electrónico, quizás esos matices sobran. Como también tu experiencia en un restaurante de Londres como camarero en el verano que cumpliste 20 años o tu título de campeón del torneo de frontón en las fiestas del pueblo.

En definitiva, hay muchas formas de resultar cercano y hacer de tu CV algo más personal sin necesidad de recurrir a información que no resulta relevante ni, en muchos casos, apropiada.

Si buscas un empleo en el sector audiovisual, puedes señalar que trabajaste como fotógrafo de manera desinteresada en un proyecto solidario para una reconocida ONG y adjuntar un enlace al mismo, esa información sí concede valor a tu currículum y un plus a tu faceta más humana, pero señalar que te encanta viajar…, ¿y a quién no le gusta?

Mentir

Podríamos darte mil y una razones por las que no se debe mentir en general y en un CV en particular, pero tan solo te diremos una: la empresa te acabará pillando.

Señalar un nivel idiomático más alto del que tienes en realidad se notará tarde o temprano, también asegurar que manejas Excel a la perfección si no es así y qué decir tiene el tema de los diplomas o títulos inexistentes, al final, todo se sabe, como mentir sobre la causa de despido de tu último trabajo o sobre ese año sabático que decidiste tomarte. 

En esta vida y más en un CV o en una entrevista de trabajo lo que ha de primar es la honestidad. Los responsables de RRHH están acostumbrados a tratar con muchos aspirantes a puestos de trabajo y saben detectar perfectamente a una persona sincera, destaca tus virtudes sin exagerar y sé coherente con la información que brindas, saldrás ganando.

Hacer un mismo CV para todas las empresas

Es un error también muy común que, de eliminarlo, estaríamos aumentando la probabilidad de éxito en la búsqueda de empleo notablemente.

Ni todas las empresas buscan al mismo tipo de profesional ni todas valoran las mismas cualidades. Infórmate sobre las empresas a las que deseas dirigirte, los perfiles de los profesionales que trabajan en ellas y escudriña la oferta de empleo que ha llegado a tus manos, después, realiza un CV encaminado a cumplir con las expectativas de todas y cada una de ellas enfatizando experiencias o conocimientos, al menos aquellas que mayor trascendencia cosecharán en cada caso.

Me han llamado para una entrevista, ¿y ahora qué?

Si te han llamado para una entrevista quiere decir que has sabido cómo hacer un currículum, así que ahora toca estar a la altura.

Memoriza los datos que has plasmado en el mismo, las fechas, las tareas…, para no titubear, sé fiel al CV que has enviado y atrévete a ofrecer más información sobre las experiencias o conocimientos que mayor interés despiertan en tus entrevistadores con naturalidad y profesionalidad. Tienes la mitad del camino hecho, ya has pasado lo más difícil.

¿Estás en plena búsqueda de empleo?

Puedes echar un vistazo a los puestos que tenemos ahora disponibles. Puede que tú seas el elegido para formar parte del equipo de Cobee.

También te interesará: