Blog Home

El trabajo en equipo como prioridad en RRHH

Cobee Team |

El trabajo en equipo es fundamental para conquistar los objetivos empresariales de forma rápida y eficaz. Lo sabemos y lo hemos comprobado en numerosas ocasiones. De hecho, una apuesta decidida de nuestro departamento por esas tres palabras puede cambiar el rumbo de la empresa. Sin embargo, llegada la hora de la verdad, ¿sabemos realmente trabajar en equipo?, ¿diseñamos planes al respecto y preparamos a nuestros profesionales para ello? Lamentablemente, en este sentido, aún queda mucho camino por recorrer.

1. Las claves del trabajo en equipo

Trabajar en equipo significa desarrollar una labor profesional de forma coordinada respecto al resto de compañeros en un departamento donde la estructura organizativa sea eminentemente horizontal. Los tiempos, el ritmo y los objetivos serán además comunes a todos los trabajadores de una misma sección o área.

Solo de esta manera una empresa logra incrementar los niveles de eficiencia y productividad a través de la coordinación de su capital humano. Solo así mejora el ambiente de trabajo y el bienestar de los empleados.

Sin embargo, implantar este sistema, más cooperativo, transparente y participativo, requiere de una exhaustiva planificación que responda a todas y cada una de las claves del trabajo en equipo. Descubrirlas y establecerlas será necesario para abordar este gran reto del mercado laboral que ha de suponer un importante desafío para cualquier departamento de Recursos Humanos.

1.1 Comunicación, comunicación, comunicación

Es la base de todo proceso colaborativo y, desde luego, de cualquier empresa o departamento que apueste decididamente por el trabajo en equipo. Habilitar canales de comunicación que permitan el intercambio de información de manera fluida y multidireccional es, por ello, imprescindible. 

Estos canales han de permitir a todos los empleados de un departamento trabajar sobre un mismo proyecto de forma conjunta, simultánea y colaborativa. Igual de importante es obtener feedbacks inmediatos y la posibilidad de acceder de manera colectiva a formación colaborativa (job shadowing). 

El diseño de software y redes internas (intranets) habilitadas con estos fines para una misma plantilla constituyen una importante herramienta para alcanzar metas con mayor nivel de coordinación. 

De la misma manera, las reuniones grupales han de ser una constante siempre. No debe importar si los empleados trabajan de forma presencial, teletrabajan desde sus hogares o es un sistema mixto. Estos encuentros son una oportunidad única para poner en común cuestiones de máxima importancia para el buen entendimiento del equipo y para la resolución, de forma conjunta, de problemas técnicos cotidianos.

No solo se trata de mejorar la comunicación desde un punto de vista meramente técnico y transversal. Se trata también de mejorar desde un plano más personal y en el que la información fluya, igualmente, de abajo arriba y viceversa cuando la empresa cuenta con un organigrama o estructura de equipo vertical. 

En este sentido, la incorporación de un sistema de reuniones One to One resulta fundamental. Estos sistemas permiten a mandos intermedios y profesionales de RRHH sondear el estado de ánimo de cada uno de los trabajadores, sus expectativas y capacidad para cumplir metas

1.2 Espíritu corporativo

Tan solo conseguiremos establecer un equipo de trabajo homogéneo, equilibrado, eficiente y comprometido, si nos esforzamos en generar un clima de confianza hacia la empresa. En otras palabras, se trata de trasladar a todos los departamentos aquellos pilares que sustentan los compromisos y valores de la marca o compañía.

Para ello, es imprescindible desarrollar y proporcionar desde RRHH informes capaces de acercar al trabajador al corazón de la empresa. Es decir, proporcionar detalles sobre la situación y la viabilidad de la actividad empresarial, los objetivos a corto, medio y largo plazo, y las razones que sustentan la estrategia global. De esta forma, el empleado sentirá que se le toma en consideración como parte activa e interesada de la compañía.

Además de este tipo de contenidos, desde RRHH se deben elaborar documentos o protocolos que informen y formen sobre buenas prácticas en el entorno de trabajo. Es necesario también un código ético que ataque frontalmente y brinde herramientas frente a actuaciones sexistas, de acoso laboral y conductas similares. 

La incorporación de un plan de transparencia salarial que incluya paquetes de beneficios sociales y/o remuneración flexible permitirá además fortalecer la motivación del trabajador. Asimismo, cualquier tipo de medidas que ponga en valor la opinión de los empleados como concursos de ideas, encuestas de valoración y dinámicas de grupo fomentarán la empatía y la tolerancia. Aquí no importará el rol que desempeñe el trabajador dentro de la empresa, su jerarquía o experiencia. Todas estas prácticas deben tomarse en cuenta para fomentar ese espíritu corporativo y ese sentimiento de empresa tan perseguido desde RRHH. En otras palabras, para que los trabajadores se sientan orgullosos de su compañía o de la marca que deben defender.

1.3 La atracción del talento adecuado

Esta forma de hacer equipo, que pone al trabajador en una posición estratégica dentro de la compañía, ha de constituir un incentivo para los responsables de personal. Estos deberán afrontar dos importantes tareas: formarse, si no lo han hecho antes, en creación de equipos profesionales efectivos, e iniciar procesos de captación y selección de talento donde tengan cabida perfiles muy acostumbrados a trabajar en equipo y formados para el liderazgo y gestión de los mismos.

Así, el departamento de RRHH que inicie la búsqueda de un candidato capaz de trabajar en equipo deberá solicitar a sus aspirantes que reúnan las siguientes características: 

  • Formación específica en especialidades distintas de tal manera que constituyan un grupo heterogéneo y complementario a nivel experiencial y técnico, abriendo así la puerta a un flujo constante de intercambio de conocimientos 
  • Gran capacidad de coordinación y gestión
  • Disposición al diálogo y a la escucha activa permanentes
  • Proactividad o iniciativa propia
  • Creatividad como forma de resolver problemas 
  • Predisposición a involucrarse en un equipo de confianza. 
  • Cuando se trate de mandos, esos líderes deberán, además, presentar una vasta formación en liderazgo y gestión de equipos, así como afán motivador y cohesionador.

La búsqueda y atracción del talento adecuado, por lo tanto, será sumamente importante en la creación de equipos homogéneos y preparados para una cultura colaborativa y en sintonía con los valores de la marca o empresa.

2. Trabajo en equipo sin acudir a la oficina

Afortunadamente, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación permiten a cualquier empresa fomentar una cultura de trabajo en equipo incluso cuando sus trabajadores desempeñan la actividad diaria en remoto.

De hecho, el trabajo en equipo es, en esta circunstancia, más importante aún que en aquellas empresas en las que todos los empleados están presentes en las instalaciones corporativas.

2. 1 Ventajas de fomentar el trabajo en equipo en remoto

  •  Aumenta el sentimiento de pertenencia del teletrabajador ante el riesgo de que este experimente una sensación de abandono, un excesivo individualismo o pierda la perspectiva empresarial.
  • Incrementa los niveles de motivación en aquellos miembros del equipo que sienten cierto estado de dejadez o apatía fruto del trabajo en soledad y en un entorno aislado.
  • Garantiza el apoyo y cooperación mutua, permitiendo que todo trabajador conquiste sus metas y objetivos gracias a la ayuda de sus compañeros cuando de forma individual resulta difícil.
  • Aplaca el estrés con motivo de la carga de trabajo.
  • Aumenta la tolerancia y el respeto, así como los lazos emocionales entre los profesionales involucrados.
  • Incrementa el nivel de participación y también de recompensa emocional.
  • Mejora el clima de confianza y transparencia, es decir, crea un clima de trabajo más agradable.
  • Crea una nueva capacidad competitiva del grupo en su conjunto así como la satisfacción de hacer un trabajo bien hecho y competitivo en el mercado.

La flexibilidad y la resiliencia han de ser dos características innatas al equipo humano profesional cuando se está teletrabajando en pro de los mismos objetivos o metas empresariales. No en vano, la segunda cualidad señalada hace referencia directa a la capacidad, también del ser humano, para adaptarse y sobreponerse a situaciones adversas cosechando resultados positivos.

Independientemente de si se produce en remoto o presencialmente, el trabajo en equipo es una capacidad a desarrollar y fomentar entre los empleados por si impacto directo en el bienestar global de la empresa.

¿Quieres estar al día sobre beneficios para empleados?