Blog Home

5 ideas para mejorar la experiencia del empleado

Maria Bullón |

Para mejorar la experiencia de empleado es imprescindible partir de una buena estrategia y tener en cuenta todo el ciclo de vida del empleado, desde la primera entrevista como candidato hasta el último día antes de desvincularse de la empresa.  

En los últimos años, la lucha por el talento ha impulsado nuevos modelos de gestión y de organización que buscan mejorar la experiencia de los empleados. Con la transformación digital como telón de fondo, hay una máxima clara: poner siempre por delante a las personas que forman la empresa. Al igual que marketing o ventas tienen al cliente en el foco y viven por y para la Customer Experience, los equipos de RRHH deben centrarse en todas las fases de la Employee Experience

Para mejorar la experiencia del empleado dentro de tu empresa, te proponemos 5 ideas:

1. Situar a las personas en el centro de la organización

Aunque parece obvio, a menudo muchas organizaciones olvidan que trabajan con personas y para personas. La transformación digital no será tal si la empresa no hace un ejercicio introspectivo y transforma su cultura también. De nada sirve digitalizar procesos y adquirir lo último en tecnología si no es lo que la plantilla necesita.  

La estrategia a seguir debe tener un foco claro en el bienestar del empleado. No se trata de llevar a cabo acciones aisladas con un impacto cuestionable, como puede ser colocar un futbolín o traer fruta gratis. Se trata de acompañar al empleado por su viaje en la empresa cuidando cada iteración dentro del ambiente cultural, físico y tecnológico. 

Acciones: 

 Diseñar un plan de beneficios sociales para el empleado 

→ Desarrollar planes de promoción y desarrollo en la empresa

→ Promover la Compensación Total: retribución dineraria, en especie y emocional.

2. Empoderar a los equipos

Cuando una persona hace algo que realmente le gusta y le llena, la productividad es mucho mayor. Por supuesto, dentro de cualquier trabajo habrá tareas más y menos gratificantes, lo importante es que el empleado se sienta a gusto con el conjunto. Y en ese conjunto el equipo tiene un peso fundamental. 

La empresa debe facilitar las herramientas necesarias para que el equipo colabore, avance y crezca, obteniendo el máximo rendimiento. Si un empleado tiene un compañero o un equipo en el que apoyarse, los problemas se resolverán más deprisa y de forma más satisfactoria. 


Acciones: 

→ Comunicación efectiva: pregunta, escucha y cambia. 

→ Clima laboral: ofrece espacios comunes para que los empleados se relacionen 

→ Metodologías ágiles: adapta las formas de trabajo a los proyectos y no al revés. 

3. Revisar los modelos de liderazgo

Si de verdad se quiere mejorar la experiencia del empleado -y con ello el employee journey map, de principio a fin- es necesario revisar los modelos sobre los que se asienta la empresa. Las organizaciones totalmente basadas en modelos verticales y jerárquicos, poco funcionales y colaborativos, no favorecen la experiencia global del empleado.

El impacto de los líderes equivale para muchas personas al 70% de su experiencia en una empresa. Al fin y al cabo es el jefe, líder, head of o superior el que que juzgará y valorará o no el trabajo diario del empleado. Un jefe positivo, empático, comunicativo y motivador conseguirá que el empleado esté más dispuesto a colaborar, a crear y.
Acciones

 Fomentar actividades de team-building 

→ Desarrollar evaluaciones de desempeño para jefes y empleados

→ Establecer una revisión periódica de cumplimiento de objetivos por equipos

4. Impulsar los cambios en la cultura de la empresa

Ningún modelo funciona eternamente. Por eso es importante revisar los modelos organizacionales y cambiar las formas de trabajar que no funcionen. Para ello, el CEO debe ser el primero en comunicar el cambio y pasar a la acción. En las pequeñas empresas, sobre todo, el CEO no puede ser una persona aislada en un despacho sin contacto con la plantilla. Al fin y al cabo, no deja de ser un modelo y debe ser el primero en implicarse en cualquier pequeño cambio y hacerlo de forma estratégica. 

Para llevar a cabo cualquier cambio importante en la cultura (comenzar a usar metodologías ágiles, implantar un nuevo modelo de colaboración entre equipos, eliminar jerarquías…), el CEO debe ser el encargado de transmitirlo a la plantilla.  A partir de ahí, se deberá definir una estrategia de actuación para ponerla en marcha. 

Acciones: 

→ Definir una estrategia de cambios culturales importantes a realizar

→ Identificar los elementos más importantes para retener talento

→ Detectar los elementos heredados que no funcionan

5. Mejorar el bienestar físico y mental

Cada día se habla más de la importancia de establecer hábitos saludables en el trabajo. Desde un programa para animar a los empleados a caminar 1000 pasos al día hasta un taller de nutrición y tupper saludable. Las conductas sedentarias impulsadas de forma inconsciente desde el trabajo, en el que pasamos un mínimo de 8 horas sentados, tienen efectos devastadores para la salud y la empresa puede ayudar a combatirlos.

Por su parte, la salud mental es uno de los temas que más relevancia ha cobrado y más preocupa dentro y fuera del trabajo. El estrés y la ansiedad forman parte del día a día de muchos empleados debido a la imposibilidad de conciliar, a jornadas excesivas o a presiones exageradas por parte de directivos. Desde la empresa, es necesario llevar a cabo acciones que mejoren la salud mental de los empleados, más aún con los efectos de la pandemia. 

Por eso, invertir esfuerzos en mejorar la experiencia del empleado a través del bienestar físico y mental tendrá un impacto directo en la salud del empleado. Esto conseguirá que los empleados se sientan mejor, estén más felices y aumenten su productividad como ya sabemos.

Acciones

→ Probar nuevas fórmulas de bienestar para empleados 

→ Ofrecer un seguro de salud privado 

→ Mejorar la conciliación laboral y personal y quitar cargas mentales al empleado.

¿Quieres estar al día sobre beneficios para empleados?